Autor del archivo

skiing initiation

ESQUIAR, EL AHORA O NUNCA.

Fuera de lo torpe y poco agraciado que resulta verme sobre esquíes, mi iniciación al esquí resultó ser un antes y un después.

Esquiar es experimentar la serenidad de ir subido al telesilla sabiendo que al llegar arriba comenzará la bajada. Con la bajada llega el riesgo, la adrenalina, las pulsaciones y comienza la diversión. Todo ésto requiere un estado de forma que yo me había dejado por el camino y que rápidamente comencé a echar de menos. Las piernas normalmente duelen, pero en mala forma chirrían y los músculos se rompen (y alguno se rompió, de hecho).

E
l caso es que se pregunta uno acerca de cuantas cosas se ha negado durante su vida. Ya sea por precaución, por creencias internas, adoctrinaciones varias, influencias de personas opinionadas, por el simple… «a ver si te va a pasar algo», la cosa es que acaban siempre en una inacción. Excusas como la de que es muy caro (cuando no lo es tanto como dicen) son muy comunes. Pero la de «no tengo tiempo» es de las que más me rechinan y una de las más recurrentes. No dudo que haya personas muy ocupadas pero todos sacamos tiempo para quién y lo que realmente queremos.

No insinuo que todo el mundo debería esquiar en algún momento de su vida, aunque lo recomiendo. Se experimenta el miedo a la velocidad, a la inestabilidad, a estar fuera de la zona de confort lejos del sillón de tu casa. Es más en el sentido de la introspección personal, de preguntarse a sí mismo, de conocerse, valorar las cosas que hace, del tiempo que le queda (que no lo sabe nadie) y de actuar en consecuencia.

Que nadie lo dude, el tiempo pasa y el premio, para quién lo quiera, está al final, dentro de una caja de madera o un jarrón de cerámica.

 

TIENDA

Visite nuestra sección TIENDA para ver nuestra colección de fotografías de autor y otros accesorios para el hogar.

Si está interesad@ en encargar un proyecto de fotografía, póngase en contacto con nosotros en info@chromatica.es o haciendo clic en el botón de contacto en la parte inferior de esta página.

 

LA INFELICIDAD DEL PERFECCIONISTA.

Es curioso como socialmente se crean estándares, no digamos ya de los paradigmas o, como las llamo yo, las costumbres del «esto siempre fue así».

Una persona trabajadora, con capacidades resolutorias y que se comunica bien siempre esta bien vista y «debería» estar bien valorada a nivel profesional. Capacidades y habilidades hay muchas, pero de entre todas estos calificativos el que siempre me llamó mucho la atención es el de perfeccionista, sobre todo cuando algunos se lo auto-atribuyen.

Decía aquél con aire de orgullo contenido… yo soy muy perfeccionista y exigente. Sin duda en la gran mayoría de los casos viene acompañado de frustrado, inseguro y algo cabrón. Y es que la frontera del perfeccionismo es complicada de encontrar y suele compartir sus límites con los de la exigencia del observador… que, por otro lado, no suele ser excesivamente alta…

Vivimos en un mundo imperfecto donde la imperfección y un caos «colocado» nos envuelve y la ley del término medio puede que sea la más inteligente de aplicar, aunque quizá no la más perfecta.

Intentar alcanzar la perfección en un mundo que no lo es perfecto supone toda una osadía que unos creen alcanzar y otros «puristas» que miran se lo creen.

Un camino hacia la eterna frustración, hacia la infelicidad e incluso a nuestro lado más oscuro y paralizante.

La perfección carece de emoción porque las emociones son algo aleatorio e imperfecto ya que depende de la persona y de otras muchas variables difíciles de predecir. ¿Contribuye entonces la inteligencia emocional a estar algo más cerca de la posible perfección?. No sentir nada… ¿es perfecto?.

¿Qué es la perfección? ¿Un cuadrado perfecto que pocos ojos alcanzan a valorar o un cuadrado ajustado a la realidad del cristal con el que la mayoría capta el mundo que le rodea?. La obsesión por alcanzarla, ¿forma parte de la estupidez del ser humano?. ¿Quizá una forma de sentir que se esta por encima de la mediocridad, de lo general, de lo normal, de lo predecible?.

Son muchos los artistas que han demostrado que en lo imperfecto existe una belleza singular e incluso en muchas ocasiones más complicada de conseguir al salirse de la pura matemática de lo perfecto.

La concepción de la perfección es la clave. Si quieres crear algo perfecto para que el ojo humano lo vea… el límite serán las capacidades de éste para apreciarlo. No es por no ir… pero ir más allá… puede ser una tontería.

Encontrar el equilibrio de lo bello, la armonía de lo bien hecho dentro del orden y del pulso que marca nuestro universo, así como entender que todo esta en constante cambio… nos sacará de las tinieblas.

 

TIENDA

Visite nuestra sección TIENDA para ver nuestra colección de fotografías de autor y otros accesorios para el hogar.

Si está interesad@ en encargar un proyecto de fotografía, póngase en contacto con nosotros en info@chromatica.es o haciendo clic en el botón de contacto en la parte inferior de esta página.

 

Palancas del destino

LAS PALANCAS DEL DESTINO

Si el devenir de nuestra existencia se nos mostrara en forma de palancas, ¿de cual tiraríamos?. Unas afectan a nuestros conocimientos, otras a la salud, otras al plano sentimental, otras al económico, de hecho no hacemos más que estar tirando de ellas en todo momento y en muchas ocasiones sin darnos ni cuenta.

En la mayoría de los momentos en que decidimos en nuestra vida ya no hay vuelta atrás. Igual que con las agujas de un tren, una vez el tren comienza a desviarse debe continuar. De lo contrario, si intentáramos cambiar el rumbo cuando esta efectuando un cambio de dirección, con toda seguridad descarrilaría.

De ese planteamiento vienen las preguntas: ¿Cuántos descarrilamientos permite la vida?, ¿uno?, ¿dos?, ¿cinco?, ¿ninguno?.

Surge el concepto de responsabilidad. Ese que manejan tan hábilmente las compañías de seguros. Concepto tan encadenante como pegajoso y que en muchas ocasiones supone una verdadera trampa.

Es por esto, que antes de mover palanca y orientar nuestro tren, hay que aprender, informarse, desarrollar una mente crítica y por último decidir nuestro próximo destino.

¡Pasajeros al tren!.

 

TIENDA

Visite nuestra sección TIENDA para ver nuestra colección de fotografías de autor y otros accesorios para el hogar.

Si está interesad@ en encargar un proyecto de fotografía, póngase en contacto con nosotros en info@chromatica.es o haciendo clic en el botón de contacto en la parte inferior de esta página.

 

LEVITAR ES BUENO

Un colega de profesión, que viajaba a menudo por el resto de Europa me hizo en una ocasión este comentario: «Las primeras veces que vas a un lugar desconocido, donde no entiendes el idioma, sientes una sensación como de estar levitando, como si flotaras».

Por aquél entonces yo no estaba muy «viajado» y mis excursiones fuera de España eran escasas y breves. Del mismo modo que sucede con los clientes de cualquiera que se gane la vida como freelance, o no te llaman o llaman todos a la vez, aquella vida estática tornó a otra bastante más dinámica, hasta el punto de irme a vivir a otro país.

El asunto es que, en algún momento, experimenté esa sensación de la que me hablaron. Provocada principalmente por la incertidumbre de deambular por un lugar donde las reglas y las costumbres son distintas. Esa incertidumbre que surge cuando te sacan de tu zona de confort y no te queda otra que abrir los ojos y ver cuanto pasa, despertar, aprender y adaptarte.

Los aeropuertos, tan habituales para mucha gente hoy en día, son, probablemente los lugares donde es más elevada la concentración de levitaciones. Donde la gente flota más. Levitaciones que comienzan con la despedida y se dispararán en la llegada.

En una ocasión, tomando un café y algún dulce en un aeropuerto, la persona que nos atendía nos dijo: «Con esa cantidad de azúcar van a salir ustedes volando antes de montar en el avión». Aquella persona no se dio cuenta que me estaba mostrando otra forma de flotar, pero en este caso envuelta en un tenebroso halo de insalubridad.

¿Conclusión? Si viajas y sientes que levitas aprenderás cosas nuevas. No sólo del lugar que visites, también de ti. 

 

TIENDA

Visite nuestra sección TIENDA para ver nuestra colección de fotografías de autor y otros accesorios para el hogar.

Si está interesad@ en encargar un proyecto de fotografía, póngase en contacto con nosotros en info@chromatica.es o haciendo clic en el botón de contacto en la parte inferior de esta página.